Autoestima

La autoestima se basa en la visión que tienes de ti mismo e implica la valoración positiva o negativa que tú das a tu persona y cualidades. La autoestima se construye a lo largo de nuestra vida desde que comenzamos a tener vida. Todo lo que nos dicen y lo que no nos dicen tiene un impacto en ella. Los cuidadores principales y las personas que te acompañan en tu vida influyen mucho en su construcción, sobre todo tus padres y familia cercana. En este sentido, la familia que siempre intenta hacerlo lo mejor posible dentro de sus circunstancias, limitaciones y aprendizaje, puede mediante su conducta, palabras o a veces solo con la mirada, generar huellas en nuestro cerebro con mensajes que luego nos repetiremos a nosotros mismos. “soy torpe” “soy inútil” “no puedo solo” “el mundo es peligroso” “no soy suficiente” “tengo que ser perfecto para que me quieran” “soy un estorbo” “no soy importante” “no valgo suficiente” “no merezco ser querido” “los demás no me aceptan” son algunos de los mensajes más hirientes y por desgracia comunes que he podido detectar en esos diálogos internos que tenemos con nosotros mismos. También nuestras experiencias influyen, los éxitos, los fracasos, muy relacionados con nuestras metas y objetivos.

Si no me han validado mis seres más allegados, si he tenido muchas experiencias de fracaso, o algunas pero muy impactantes, ¿cómo me voy a validar y querer a mi mismo? ¿cómo me voy a aceptar? La respuesta es que SÍ PUEDES CAMBIAR. Esas creencias nucleares que se han quedado fijadas en tu cerebro más emocional con rutas en el sistema límbico y cortical, pueden ser reacondicionadas gracias a técnicas como el reprocesamiento de información disfuncional y sustitución de creencias limitantes, y esto lo consigue el cerebro solito mediante la estimulación bilateral y encontrando las experiencias que conformaron esas creencias para sustituirlas por otras más adaptativas para ti.

Una vez que uno se siente con una autoestima más sana, la inseguridad, los miedos, la dependencia, el rechazo hacia mi mismo, el miedo a no controlar, los cambios, se sustituyen por una sensación de confianza, bienestar, facilidad para tomar decisiones, seguridad, apertura al cambio y aceptación de uno mismo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Puedo ayudarte?

Si necesitas hacernos alguna consulta, puedes ponerte en contacto conmigo sin ningún compromiso. Estaré encantada de antenderte.

Fecha preferida*
Hora preferida*