Fobias

Los miedos se alimentan de la inseguridad y la desconfianza. Cualquiera puede ganar confianza si seguimos una serie de pautas concretas de modo que se reduzca tanto mi malestar interno como aquello que muestro a los demás. La ansiedad para hablar frente a los otros puede surgir en personas más tímidas o con experiencias negativas. Sudoración, temblor de manos, bloqueos, mente en blanco, dificultades para concentrarse, molestias en el estómago, voz temblorosa, son alguno de los síntomas que podemos experimentar al tener que exponernos a una situación de evaluación o público. “no me va a salir bien” “notarán que estoy nervioso” “me verán sudar “ “se están aburriendo” “me voy a quedar en blanco” “no entenderé lo que me pregunten” “se van a reír de mi” “soy ridículo”. Todos estos mensajes que te dices y donde pones tu atención es lo que te bloquea, y todo eso es susceptible de cambio y modificación, no tienes que resignarte ni seguir evitando esas situaciones ni sufriendo anticipadamente.
El miedo al cambio genera una especie de necesidad continua de estar en un lugar conocido, miedo a salir de mi ciudad, de mi casa, miedo a viajar, y una necesidad de control que hace que no podamos relajarnos y disfrutar del presente. Este tipo de miedos son bastante limitantes y pueden basarse en inseguridades, experiencias adversas, exceso de responsabilidad, inversión de roles en la familia, etc. Con las técnicas apropiadas puedes ganar flexibilidad y apertura al cambio, aprender a situar tu atención en el presente y disfrutar de ella, salir de tu entorno de seguridad de manera más tranquila, delegar, no anticiparse al futuro de manera negativa.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Puedo ayudarte?

Si necesitas hacernos alguna consulta, puedes ponerte en contacto conmigo sin ningún compromiso. Estaré encantada de antenderte.

Fecha preferida*
Hora preferida*